Por Carlos Rafael Diéguez

975998_10201370552974236_2111209402_oLo que escribo aquí es mi manera de pensar y de actuar, acabo de leer este material, Disidente en La Habana, comunista en Miami  y de inmediato escribo lo siguiente, porque me toca de cerca, no solo a mi, a cientos de cubanos. Miami, es un territorio de EE.UU, no es propiedad ni de fulano, ni de fulanito, ni de aquel Senador, o de aquella, o porque lleven no se que tiempo viviendo aquí. Miami es un lugar hospitalario y tiene mas luz que oscuridad.
Entender al otro es amar al prójimo. Soy de los que nacimos en 1959, crecimos viendo peliculas norteamericanas, más del 70 por ciento de los filmes que se ponen incluso hoy en la TV cubana son Made In USA, aprendí y luego he comprobado que Miami no es una nación, ni tampoco una República,  pero si es una parte importante para Cuba y se que todavia cuando se dice Miami en Cuba puede sonar feo a muchos, pero Miami es una ciudad amiga y de buenos amigos,  personas que aman mucho a Cuba y su gente porque son parte de una misma familia, prefiero pensar y respeto a los miles de cubanos que en Miami, siguen como yo, oyendo y queriendo el  último disco que llega de la isla con las ultimas canciones que allá se hacen y luego crecen aqui, si,  yo me quedo con esos grandes gestos,  y no  me quedaré con la violencia de aquellos que  aplastan los discos.
Son tiempos distintos los de hoy, hermosos, el sol no se puede tapar con un dedo. Un abrazo Carlos Alberto Pérez, por sembrar el presente, si todo no fuera como es hoy, como es ahora, seguiriamos en la obstinación, en lo absurdo. Los cubanos siempre hemos sido mas prácticos en cualquier época..y no es que los tiempos sean para borrar, no, son estaciones  de sembrar algo que valga la pena para nuestros hijos y nietos…es necesaria una cosecha responsable donde sean enterrados los bloqueos, los odios y resentimientos porque para entender al otro, no hace falta ofender, ni maltrar.

La relación de Cuba y  de EE.UU  es y será siempre más cultural que política y en cuanto a Idiología, sigo de cerca lo escrito por MARTI Los hombres van en dos bandos: los que aman y fundan, y los que odian y deshacen. Por eso soy de los que aman locamente, no creo en etiquetas.

Anuncios