P1090796 P1090793

Por Carlos Rafael Diéguez.

En las fotos,  Max al centro. Sergio Montané, Frank, Carvia, Enrique (el vaquerito) y el autor

Reunirnos con Max  lesnik en la Alianza Martiana, cada día, es una nueva experiencia, pero hacerlo cuando se termina un año como el 2014, es un buen momento para hablar del amigo, porque al decir de Martí, no se pueden hacer grandes cosas sin grandes amigos, para Cuba y la Patria Grande, Max, es eso, un Gran amigo, de todos los tiempos. Cuando Ricardo Alarcón escribía hace unos meses atrás “Es hora de rendir tributo a la vieja Réplica porque hizo periodismo, sin comillas, en las peores circunstancias”, tambíen es hora de hablar de Max Lesnik residente en Estados Unidos desde hace más de 40 años.

Max es tan conocedor de las relaciones cubano-estadounidenses que en más de una ocasión ha hecho de profeta, porque cuando nadie, lo entendía y tampoco podían comprender su lucha, hoy enemigos y amigos, vienen y le dicen, Max tu tenías razón.

Porque este quijote de las ideas nacido en el fragor de las luchas estudiantiles de la Universidad de La Habana,  junto a Fidel y Chibás, no ha dejado de ser ni un sólo minuto, revolucionario que tiene como Patria a la humnidad. Max va camino a cumplir 100 años, su ejemplo, su vida no es de dos ciudades o dos naciones, es de la humanidad.

El hombre de las dos Habanas, puede vivir, y de seguro estoy, vive orgulloso de sus actos.
Este periodista cubano tan bueno con la pluma, como padre de familia, amigo, con hijos y nietos,  de él se puede decir mucho pero es cierto como escribe su amigo Ricardo Alarcón, Max  ha enfrentado “grandes obstáculos por ser una voz diferente que traía una luz molesta a quienes imponían en el sur de la Florida un lenguaje único, el del odio y la mentira contra Cuba y su Revolución. Ser en Miami una alternativa de racionalidad y diálogo implicaba riesgos muy graves, exigía hacer del periodismo una hazaña cotidiana.

Pero Max no hizo caso ni a amigos, ni enemigos, cuando intentaron apartarlo de sus ideas y hoy sigue despues de soportar insultos y amenazas y los numerosos atentados con bombas “haciendo camino al andar”como dice el cantor.  Otro gran amigo Frank  R Martinez, el Director Artístico de Réplica me dijo: ” la gran pelea por reconocer la razón de  la verdad de Cuba, esa pelea, ya la ganó Max, él es un gran ganador”. Y esa   pelea de Max, otro Quijote de las batallas de las ideas, la libró en más de 40 años en Miami, nada menos que en Miami.

Para comprender mejor lo que escribo, en CóndorCuba sobre Max y su lucha, es mejor verlo en estos últimos videos del año 2014, en Miami, cuando todos los cubanos de buena voluntad celebramos tantas victorias juntas, comprendiendo que en la “Nueva Era” de las  relaciones de Cuba y Estados Unidos los retos son extremadamente enormes.


Anuncios