Ida Garberi. Foto Virgilio PONCE.jpgPor Ida Garberi*/Foto Virgilio Ponce –MartianosHermesCubainformaciónCubasolidaridad.-

“Cuando la hipocresía comienza a ser una mala  realidad, es hora de comenzar a decir la verdad”.

(Bertolt Brecht)
El miércoles 25 de enero de 2012, mientras mi hermano de luchas  cubano Manuel David Orrio y yo salíamos tranquilos de la Oficina de Inmigración  en La Habana, situada en Calle Factor y Final, no pude imaginar que estaba  empezando una pesadilla tan larga, que acabaría sólo el 16 de mayo de 2012.  Ciertamente, no tuve muchos indicios. En efecto, la funcionaria que registró mi  solicitud de cambio de residencia se portó muy cordialmente, admitiendo  acordarse de una conferencia de Manuel David – ex agente de la seguridad del  Estado- un jueves por la tarde, en el Ministerio del Interior, para adiestrar a  las jóvenes reclutas del mismo.

Tengo que aclarar que yo poseo una residencia permanente en la  República de Cuba, renovable cada 5 años, por tener una plaza laboral en Prensa  Latina y ser voluntaria en Cubadebate: en los dos sitios web en italiano  desarrollo el papel de jefa editora, y son ambos del Estado cubano. Seguir leyendo