Por Carlos Rafael Diéguez.

Uruguay

Trabajar con el uruguayo fue como disfrutar mejor el juego de la radio, sabía saborear lo que decía, realizaba la conducción de un programa con maestría insuperable. Tenía un ritmo de conducción bien rápido sin atropellar. Con Jorge Ibarra hicimos radio y nació una singular amistad como consecuencia de trabajar a cualquier hora. Él amigo y hermano también fue un “Guerrero de la Luz” que nos mostró el porque cubanos y uruguayos somos de una misma semilla latinoamericana.

Descubrí en Ibarra enseñanzas, porque con él aprendias solamente de verlo trabajar. En Cuba comenzó por una radio escuela, Radio Granma, en Manzanillo. Las radios municipales en la isla mayor de Las Antillas son academias, pero Ibarra tenía una gracia, un don para la comunicación auténticas que también habia cultivado en la radio uruguaya. Seguir leyendo