Por Carlos Rafael DiéguezP1030322

 

 

Nuestro destino está en Cuba

y no en Miami.

Afirma Nicolás Rios

 

Una opinión sobre Cuba y Estados Unidos a tener en cuenta en los momentos actuales, es la de Nicolás Ríos, un cubano que vive en Miami hace decenas de años y ha viajado mucho a La Habana. A Nicolás lo visitamos en su hogar, era domingo en la mañana, hablamos de muchos temas con el colega periodista, nos mostró su patio rodeado de arbustos y de naturaleza viva. Con el Director de la revista Contrapunto, de Miami, conversamos francamente

CRD. ¿Qué opinión tiene de los actuales cambios que se producen en la economía cubana?

Rios. Mi opinión es optimista. El modelo importado implantado en Cuba no es capaz de sostenerse por sí mismo. Se asentó económicamente en el reparto de lo que había sido creado antes, incorporando al consumo a una gran parte de la población que permanecía marginada, y se requería el correspondiente aumento en la producción. La alianza con la Unión Soviética ayudó en ese sentido, pero su desaparición condujo a una crisis que no comenzó a superarse hasta los cambios que empezaron a hacerse desde el Período Especial, que fueron una inyección de capitalismo: inversión extranjera, iniciativa privada, liberación de mercados, remesas, turismo y todo lo demás.

Es el modelo a seguir; no hay que adivinar. Es el que se bosqueja en el libro de Amalio Fiallo “Hacia una Democracia Participativa”, basándose en el cual se dieron los “Seminarios sobre Democracia Participativa” entre cubanos residentes en la patria y en el exterior; 49 de ellos en el territorio de 11 de las 14 provincias en que entonces estaba dividida Cuba.

Comprende, en síntesis, economía de mercado, democracia política, estado fuerte, justicia social impuesta. Es el de los países escandinavos que Víctor Raúl Haya de la Torre descubrió a mediados del siglo pasado y que le dio lema al aprismo: “Pan con libertad”. No es lo perfecto, porque nada humano lo será. Es lo mejor que es posible en este momento de la historia.

Es bueno que se estén poniendo las bases de la transformación por la generación histórica, aprovechando su experiencia y autoridad, porque luego puede perderse de vista que el capitalismo (como el mismo ser humano) por naturaleza es salvaje y hay que domarlo. La misión de combatir la pobreza, la injusticia social, la desigualdad en las oportunidades, sólo puede financiarse con los medios de producción operando en forma de pequeñas, medianas y grandes empresas y cooperativas capitalistas.

Las reformas imprescindibles, sin embargo, enfrentan dos obstaculos grandes: uno es la hostilidad de Estados Unidos que plantea ese peligro latente de un estado de guerra que pudiera activarse en circunstancias incontrolables. Con Barack Obama no es posible, pero nadie sabe lo que ocurrirá después de él.

El otro está en el sector de las fuerzas conservadoras y reaccionarias dentro del país, bien porque se habituaron y/o se benefician del statu quo; bien porque, además, temen que los cambios se conviertan en algo así como comprar soga para su pescuezo.

Por eso es necesario que las reformas se sigan profundizando con presteza y prudencia.

P1030286

CRD. ¿Cómo valora en las actuales circunstancias las relaciones Cuba-USA y que perspectivas aprecia en las mismas?

Las relaciones Cuba-USA han mejorado notablemente gracias al presidente Obama y lo inteligente sería aprovechar el tiempo que le queda para lograr mayores avances. Peligros y retrocesos barruntan en el horizonte si los republicadnos logran, como es posible, el control de la Cámara y el Senado e, inclusive, la presidencia. En Obama debe haber influenciado, primero, la estabilidad que durante más de medio siglo ha mantenido Cuba, a pesar de los enormes obstáculos y peligros con los que ha tenido que vivir, sus aciertos y desaciertos; segundo, las conveniencias para Estados Unidos de normalizar sus relaciones con Cuba y, tercero, quizás, que la actitud de

Estados Unidos, como dijo Juan Pablo II, es “éticamente inaceptable”, es decir, inmoral.

CRD. ¿Qué opinión tiene sobre el bloqueo que Estados Unidos mantiene sobre Cuba hace más de cinco décadas?

La palabra bloqueo no es una metáfora porque hay algo más que un embargo comercial ya que obstruye, cierra el paso, impide el funcionamiento normal, dificulta, entorpece la realización de un proceso, todo lo cual entra dentro de lo que significa la palabra bloqueo. Es una de las partes de un paquete que incluye y manda a practicar injerencia y agresiones; es un acto de guerra que ha obligado a dedicar recursos económicos y humanos extraordinarios a labores de defensa, restándolos de los presupuestos dirigidos al bienestar y el desarrollo

Sus consecuencias no se pueden medir solamente en lo económico sino también en lo mucho que se tuvo que sacrificar para subsistir. Por ejemplo, trastocó el proceso revolucionario cubano que tenía por objetivos los que estaban en los programas del Moncada, “La historia me absolverá” y en los de todas las organizaciones que lucharon contra la dictadura de Batista, obligando a desviarse y recurrir a la alianza con la URSS y a la importación

de un sistema socioeconómico y político que no era la meta natural ni estaba en la tradición de la revolución cubana.

Agrégale que abortó la formación de una oposición auténtica nacional, fabricando en su lugar una oposición espuria que controla, organiza, dirige y paga. Y, entre otras cosas más, el bloqueo se convirtió en una especie de fetiche que otorgaba las excusas para tapar errores y actividades corruptas.

El bloqueo es una acto infame, vengativo, rencoroso. cruel, inmoral, rechazado por todo el mundo, por toda conciencia sana. No se puede juzgar a Cuba excluyendo los efectos perturbadores del bloqueo sobre cada rincón, sobre cada habitante, sobre cada actividad.P1030299

CRD ¿Qué opinión le obedece el tratamiento que los medios de Miami le ofrecen al tema de Cuba en estos momentos?

Rios. La prensa en castellano de Miami con relación a Cuba sigue haciendo lo que ha hecho siempre. Es prensa oficial de la industria anticastrista debido a la hegemonía ideológica, económica, política y social que tiene en nuestro medio ese sector. Aquí hasta los que se oponen al embargo lo hacen porque no ha dado resultado. Es decir: no ha tumbado al gobierno cubano.

Nada efectivo se ha hecho para contrarrestar esa situación, porque una prensa comprometida, censurada y autocensurada, miedosa, no se podía enfrentar exitosamente con una prensa igual en sentido contrario.

Pudiera haberse hecho, con posibilidades, mediante una prensa libre, independiente que diera toda la información y cabida a todas las opiniones. Pero eso necesitaba un gran esfuerzo conjunto, sin protagonismos, generosidad, desprendimiento y una sustancial inversión para sostener la empresa durante el período de su asentamiento. Propuse eso en mi revista “Contrapunto” y en otros lugares. No recibí nada más que una respuesta favorable, pero sí muchos reproches, caras de disgusto y hasta alguna reprensión.

En “Contrapunto” lo practiqué. Allí se podía ver, por ejemplo, en un mismo número fotos de Fidel Castro en la portada, una entrevista con un ministro cubano y otra con un dirigente de la oposición contrarrevolucionaria de Miami. Logramos, inclusive, circular dentro de Cuba, hecho que junto a los Seminarios sobre Democracia Participativa no tienen paralelos en la historia de las relaciones entre la emigración y su patria durante el proceso revolucionario. Pero todo terminó en la quiebra económica, sin anunciantes que se atrevieran a poner su propaganda, sin repaldo solidario, retirada la revista de los estanquillos por la empresa distribuidora y, al final, un asalto por la madrugada al local donde se hacía la revista, cuando se robaron o destruyeron todos los equipos. Como ocurre siempre en casos similares, nunca se supo quienes fueron los delincuentes.

CRD. Radio Miami, acaba de salir del aire, la 1450 fue comprada por otros empresarios. Ahora tenemos la Nueva Réplica, una revista impresa. ¿Pudiera ofrecernos su opinión sobre estos sucesos?

Rios. Que los sacaran del aire entra dentro de lo que es usual en estos casos, como ya hemos dicho anteriormente. Lo raro es que hayan durado tanto. La Nueva Réplica puede ser soplo de aire fresco en un ambiente informativo tan polarizado. Les admiro la perseverancia, sabiendo de antemano que tendrán que hacerla con gran esfuerzo y las consabidas limitaciones materiales.

CRD. ¿Cambia Miami?

Miami cambia en muchos aspectos y en grande. Pero a los cambios a los que supongo ustedes se refieren cambia poco, menos de lo que debiera. Todavía, según la última encuesta, una mayoría de los votantes cubanoamericanos está en contra de la libertad de viajar y de que se suspenda el bloqueo. Hay, sin embargo, una constante en lo que respecta a viajar a Cuba. Cuando se iniciaron esos viajes, creo que en 1978, en un año lo hicieron 125,000 y éramos menos en la emigración. Hoy se acercan al medio millón. Se ha concretado un cambio en sectores importantes de la rica burguesía cubanoamericana que propugnan la libertad de viajar, el cese del embargo y la normalización de las relaciones USA-Cuba, además de expresar opiniones favorables sobre las reformas en marcha en nuestro país. A fin de cuentas, todo depende de lo que pasa en Cuba. Si el proceso de reformas es exitoso su atracción será decisiva. El destino no está en Miami, está en Cuba. Como siempre.

Anuncios