industrialesPor Roberto Solis

Si a este cintillo le ponemos música, nos parecería estar viendo a un artefacto de otro planeta,  que en la década de los cincuenta (1,954), cuando el conocido “Día de los Inocentes” (diciembre 28), se comprobó por toda la ciudadanía,  que había “aterrizado un platillo volador” en el centro de La Habana, donde se construía el nuevo Palacio de los Deportes. Esto nos sorprendió a muchos,  cuando de pronto salieron la gran nave ficticia, de forma circular extraterrestre, la espectacular vedete Rosita Fornés, Armando Bianchi y otros miembros conocidos de la farándula cubana.

La dictadura batistiana que ya estaba en su apogeo, no toleró ese acto de entretenimiento y arrestó a los participantes. Tal y como ocurrió en aquella ocasión, ahora se presentan en  Miami un grupo de veteranos peloteros del Equipo Industriales, para celebrar con sus colegas residentes en esta ciudad y en Tampa, encuentros amistosos para el disfrute de los cubanos y latinos en general,  del cincuenta aniversario de la fundación de ese conjunto deportivo. Estos veteranos de la pelota llegaron ya, pero en un avión regular de pasajeros.

Pero la Apocalipsis se generó entre los cavernícolas del gueto; “llegaban los deportistas, mensajeros de la dictadura castrista” gritaban unos pocos, “espías  y esbirros” vociferaban otros. Todo sumado al boicot impuesto por la siempre obediente FIU, negando sus terrenos para estos pocos juegos fraternales. Era como si marcianos verdaderos llegaban e nuestra tierras. Tremendo ejemplo de lacayismo anticubano. ¿Qué podrá pensar nuestro pueblo de ambas orillas, sobre  este comportamiento de algunos criollos neandertales de este lado del mar, que intentan tomar a Cuba por asalto?

Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís.

Lo que publicó el Nuevo Herald

JORGE EBRO

JEBRO@ELNUEVOHERALD.COM

Con sus gorras y camisas azules, y sobre todo una ilusión muy grande por reencontrarse con fanáticos y ex compañeros de equipo, los 10 veteranos de Industriales llegaron la noche del domingo a Miami para celebrar los 50 años de un club que despierta pasiones encontradas no sólo en toda la isla sino también a ambos lados del Estrecho de la Florida.

Estaba programada una recepción de bienvenida en Aché, uno de los lugares más céntricos de la farándula, casi frente al restaurante Versailles, sitio que simboliza la oposición al régimen de La Habana.

“Estamos muy contentos de poder realizar este viaje y presiento que será muy bueno en todos los sentidos’’, expresó Rey Vicente Anglada. “Este es un reencuentro que nos debíamos teniendo desde hace rato y sólo queremos abrazos a tantos amigos y aficionados que nos siguen queriendo en todas partes. Sabemos que en Miami existen muchos seguidores de los Industriales, y también aquellos que se alegraban de vernos perder. Para todos ellos se hizo este esfuerzo’’.

Con la baja de Pedro Chávez por problemas de salud, viajaban Armando Capiró, Lázaro Vargas, Javier Méndez, Anglada, Juan Padilla, Pedro Medina, Lázaro Valle, Enrique Díaz, Antonio González y Armando Ferreiro.

En el aeropuerto de Miami se encontraba René Arocha, gloria de los Industriales durante dos temporadas y uno de los primeros en abandonar la isla en la década de los 90 para intentar el sueño de las Grandes Ligas.

“Estoy muy contento de venir aquí’’, indicó Arocha. “Los vínculos que se forjan en el terreno de juego son muy fuertes. Se crea un ambiente de hermandad que nada puede romper. Ser de los Industriales es algo muy fuerte’’.

Aunque se hacen esfuerzos urgentes para celebrar un par de juegos en el sur de la Florida, Somos Cuba, empresa auspiciadora del evento, intentará garantizar la mayor posibilidad de encuentros con los fanáticos del equipo.

El plan de Somos Cuba sería celebrar un par de juegos en Tampa los días 23 y 24 –los cuales parecen no tener ningún tipo de problemas- y un doble juego el 25 en un parque lo más próximo posible a Miami.

“A todos aquellos que están en contra de este viaje, les digo que esto puede ser algo muy positivo”, dijo Arocha en el aeropuerto. “Tenemos la oportunidad de demostrarle al régimen de La Habana que no somos los cavernícolas que ellos pretenden hacernos ver ante el mundo”.

 

Anuncios