Rev Leonides Penton Amador*

Estar siempre presto a la lectura,al estudio y, sobre todo a la reflexiòn, ha de ser la columna vertebral de todo periodista que de verdad ame su profesiòn y en concesecuencia estè dispuesto a pagar el precio de sus opiniones y puntos de vista de la realidad que le toca vivir como sujeto històrico en una sociedad cualquiera.

Guardar silencio,soslayar lo evidente y,dejar que pasen las cosas esperando que le den una señal para dar una opiniòn cocinada detràs de un burò que sirva de punto de apoyo a una ideologìa que va màs allà de de lo racional,es como si el periodista quemara sus alas conque ha sido llamado a volar.

No hay nada màs sagrado para un periodista que su apego a la verdad,contra màs lejos estè de un Otto Meruelo,de de un Poleo o de otro cualquier alabardero del momento, màs genuino serà y por lo tanto, màs periodista y efensor de la verdad de la equidad y de la justicia.

Las sociedades necesitan de hombres comprometidos ante todo con la verdad,seguido con su conciencia y por ùltimo,con la justicia, no importàndole el precio a pagar en el cumplimiento de su ejercicio profesional.Si estas premisas no son cumplidos, en vez de un periodiodista, tendremos un panfletista, un mediocre y un un sumiso.

Noble esta profesiòn que muchos han denigrado y pisoteado en un baile macabro a sonido de la musica embriagante del dinero o de la complacencia de ser un servil y asesino de sus màs ìntimos pensamientos,que afloran por salir y por lo contrario mueren cada dia en una conciencia culpable.

Ya es la hora de servir a la patria a impulsos de una conciencia individual y no colectiva.Es la hora de un periodismo redivivo con aliento de juvenil de vida,que sirva de orientaciòn en la bùsqueda de soluciones concretas y viables.Un peridodismo genuino coadyuvarà a cambios de mentalidad y, por consiguiente a el esperado cambio, no de una sola cosa sino màs bien de todo lo que tenga que ser cambiado.
*Presidente de  La Mano Amiga Internacional Inc

Anuncios