planeta-azulMuy pronto nuestro  libro La Radio, luz en la tierra, se presentar’a  en FL, un  texto que  comencé a escribir en Cuba, luego continúe los apuntes en México y finalmente lo terminé  en Estados Unidos. Mi familia ha sido la inspiración, en especial mi hija Karla, que me ha seguido los pasos,  se hizo locutora de radio cuando era muy niña. El otro amigo que me animó  se llama Virgilio Ponce vive en Francia él  me instó a no dejar de escribir sobre la radio.

 Pero fue Pedro Pérez Roque, desde Cuba, un avezado del medio radial, que juntos hemos compartido eventos internacionales  de la radio, el que me ayudó a organizar los materiales y finalmente accedió a escribir el prólogo. Es mejor que sea Perez Roque quien hable de libro.

Prólogo

 La Radio, luz en la tierra es una obra que recoge la conceptualización y  alcance de la radio como medio de gran fuerza para hacer llegar a los públicos  de manera atractiva, seductora y ágil las principales acciones que afectan la comunidad y a la vez dar  el optimismo para enfrentar cualquier contingencia.

Centra la atención en el trabajo de la información aun sin desconocer que la programación de la radio es una sola independientemente del objetivo preciso de cada programa. Basado en la experiencia y conocimientos teóricos en este campo el autor Carlos Rafael Diéguez no pierde un segundo en la puntualización creativa al que en cada época se ha enfrentado el medio y como para cada momento se corresponde un trato diferenciado siempre con el mismo objetivo, pero con  la actualización de estrategias precisas para  lograr sin premura pero con la precisión necesaria que permitan acreditar al profesional y al medio con la responsabilidad y credibilidad indispensable que abandere el crédito de lo que se “sabe” fue escuchado  por la radio.

 

En los tres capítulos en que el autor agrupa el contenido se reconoce la madurez profesional y la compresión de la necesidad que sus colegas al leer puedan compartir e incluso disentir pero que permita una reflexión sobre los aspectos a tener en cuenta cuando nos enfrentamos transmitir un mensaje independientemente del tema que sea.

 

Carlos llama la atención, en esta obra que usted esta comenzando a leer, con urgencia a la autopreparación de las disciplinas teóricas que unidas a la experiencias más las vivencias participativas de los oyentes permitan impactar en el desarrollo cultural de la sociedad.

 

En el primer capítulo, La Radio se hace con el corazón, el autor asevera que la radio no sería posible sin emplear ternura, enarbolando la unidad dialéctica de la naturaleza y sociedad donde el trato esmerado y el cariño respetuoso sea la distinción que constituye uno de los paradigmas de la radio.

 

Trae al texto formas de meditación desde la antigüedad empleada en conseguir la comunicación, mostrando como describe el autor: “solidez, sensatez y seguir un esquema rigurosamente lógico”.

 

En esa lógica apunta los requisitos a observar por el comunicador y directores de programas donde esté presente la validación de aptitudes para lograr una comunicación efectiva. También precisa con datos el resultado de estudiosos sobre estos detalles que no necesariamente se ciñen  a su empleo pero si a tener en cuenta.

 

En el segundo capitulo; La virtud, periodismo  y  comunicación; se dedica a profundizar de manera magistral el empleo de formas creativas en la realización radial específicamente en el tratamiento de selección y elaboración de productos comunicativos de carácter informativo. No esta presentado a manera de dictados metodológicos sino de observaciones obtenidas en  la experiencia personal.

Por ultimo en el tercer  capitulo,  El emocionante mundo de la Radio,  concentra la atención al empleo de la palabra como elemento fundamental del lenguaje radiofónico puntualizando los rasgos distintivos que se deben tener en cuenta en la creación de mensajes radiales para lograr mayor empatía entre emisor y receptor.  En este apartado describe experiencias vividas por el autor en su vida profesional de periodista, conductor y locutor. En este apartado expone su trayectoria   en una emisora de servicio comunitario, LA VOZ DEL NIQUEL, en la provincia de Holguín.

 

La propuesta que el autor hace con esta obra, La Radio,  luz en la tierra, es una posibilidad de encontrar de manera didáctica pero a la vez sencilla como debemos emplearnos en estos tiempos al fortalecimiento del medio radial desde una óptica de avanzada que permita seguir enarbolando la bandera como medio somos sometidos sistemáticamente por la posición geográfica en de mayor uso y muy importante en ocasiones especiales a los que que se vive en esta parte del mundo latinoamericano y caribeño.

 

Carlos Rafael Diéguez Batista ha empleado  su vida laboral mayoritariamente a la creación activa en la radio y para ello ha logrado conocimientos teóricos tantos desde el punto académico como autodidácticos,  puestos al servicio del medio y de los colectivos radiales. Con su constante búsqueda de nuevos horizontes que puedan enriquecer los productos comunicativos se ha destacado en la pedagogía como profesor para llevar de manera participativa los conocimientos en él acumulados.

 

Al terminar de leer esta obra se dará cuenta que será necesario retomar la lectura nuevamente pues su contenido estamos seguros lograra  provocar lecturas parciales o completa por el interés que despertara en los profesionales de este medio con alrededor de una centuria.

 

 

Pedro M. Pérez Roque

 

 

 

 

Anuncios