Por Carlos Rafael Diéguez.

Entre los artículos más atinados que he leído en los últimos días en México sobre las elecciones presidenciales a punto de producirse el domingo primero de julio está uno del colega Guillermo Almeyra del periódico La Jornada quien grafica con detalles como este país con 67 mil asesinados, ocupado militarmente, en el que el narcotráfico despliega ejércitos mejor armados que las fuerzas del Estado, y donde Estados Unidos manda, entra, sale, actúa, controla, manda armas a los narcos, lava dinero de la droga, espía y hace y deshace en la política y en la economía –y en medio de la mayor crisis capitalista mundial de todos los tiempos, México no está en una simple renovación electoral de la cúpula del Estado. Seguir leyendo