Hermosa Cuba, es un poema salido de las entrañas solidarias del pueblo mexicano hacia la isla de Cuba, versos amasados desde las conviciones de un poeta, pintor y pensador de talla extra.  José Alfredo Rosales Santiago  nos pinta la Cuba que  amamos de una forma singular, más allá de la poesía es un canto que llama a la reflexión. Al leer la poesía de Santiago se acercará a la verdad de la Cuba de siempre. Hermosa Cuba

Sigues fiel,

hermosa Cuba,

al sueño

de los héroes

que te imaginaron libre,

y cantas

como un ruiseñor

al pie de la luna,

toda bañada de mar,

y de sol,

y de rumba!

Sigues fiel

a tu son

y al sueño de Fidel

para que seas

solo tuya,

siempre cantando

con la música

que nace

en tus venas,

siempre cantando

como el agua

que baja del monte;

31

como el sol

que te quema la piel

y te mantiene viva!

Sigues fiel

al sabor de tu gente

y al recuerdo del Che

que combatió para ti,

para mirarte fuerte,

sin opresión colonial

-como soñó Martí-,

sin oprobio en la frente.

Sigues fiel,

hermosa Cuba,

al pregón cotidiano

de tantos poetas

que suspiran tu nombre

con un trago de ron,

y murmuro

en los bailes de playa

a la luz de la candela

de la crepitante hoguera

el sòngoro cosongo de Guillén,

tu negro bembón!

Cantas siempre,

hermosa Cuba,

y sueño al amparo

32

de tus místicas noches

en la piel infinita

de una hermosa morena,

con los pechos de arena

y la boca de azúcar,

arrullado en la cuna

de una verde palmera

con el ritmo sensual

del sonoro bongó!

Sigues fiel,

sigues fiel,

y quién soy yo

para haberme embriagado

en la flor de tu encanto?

¿Quién soy yo

para haberme bañado

en las aguas del mar

del dolor de tu llanto;

para haber saboreado

el sabor de ese canto

que endulzó

el corazón?

¿Quién soy yo?

Anuncios