EL DUENDE.
Traducido del Mas  Allá  Por  Max Lesnik.
Todo contra  la Iglesia,  El  Papa  y el Cardenal.
Alentados por  la  extrema  derecha  de  Miami que  le sirve  de  caja  de  resonancia, los llamados   “Disidentes”  de la   isla están  haciendo  todo  lo que pueden por   empañar  la  visita  del  Papa  a  Cuba, enfilando  sus  ataques  contra  la  jerarquía  de  la  Iglesia  católica  y  su  Cardenal  Jaime  Ortega  Alamino.
Once millones  y  medio  de  cubanos , creyentes  y  no  creyentes  saludarán  al  Santo Padre  Benedicto XVI  en su  peregrinaje  a  la  isla  en ocasión  del  aniversario  de  çla  aparición  de  la  Virgen del  Cobre  hace  400  años en la  bahía de  Nipe.  Por  su parte  unas  857   personas  integrantes  de  los  grupos  que  se  titulan  opositores  al  gobierno  cubano,  se  han  unido  en  una  campaña de  rechazo  a  la  visita  papal  a  Cuba,  contando  con  el  apoyo  publicitario  del  diario  Miami Herald de  La Florida,  el  diario  El  País  de  Madrid  y  los  Canales  y emisoras Cloacas de  Miami.  A  eso  se  resume la campaña  de  sabotaje  orquestada contra  la visita  del  Papa  a Cuba.
Lo bueno  que  tiene  esto-  me   dijo  por  teléfono  un  periodista  del diario Granma-  es que la extrema  derecha  de  Miami  cree  que  son  ellos los  que   están  ganando  en  su batalla  estúpida  contra  la Iglesia, El Papa  y  el  Cardenal. Ni que  los  estuviera  trajinando  la  Seguridad  del   Estado.  Es que  el odio ciega  la inteligencia, digo  yo.
La FPL quiere  aumentar  sus  tarifas.La  empresa- monopolio  FPL que  suministra  energía eléctrica  a sus clientes  del Estado de  La Florida  está  solicitando  al  gobierno estatal  una autorización para  subir sus   ya  elevadas  y abusivas  tarifas   con  el  socorrido  argumento  de  que
no obtiene  suficientes  ingresos  para  cumplir  eficientemente  sus  obligaciones   y  servicios  al  público  consumidor.
El  anuncio  acaba  de  hacerse  por  la  FPL  al  mismo momento  de  iniciar  esa
empresa  eléctrica  una  millonaria  campaña  publicitaria  en  todos  los  medios  de  comunicación  del  Estado- incluyendo  por  supuesto  los  Canales  Cloacas  de  Miami- con la  que  se  pretende  darle  una  buena  imagen al  odioso  monopolio  eléctrico.
Por supuesto  que  no  es  difícil  darse  cuenta  de  la  verdadera  intención  de  la  campaña publicitaria  de la FPL.  Pagan  una  publicidad  que  no  necesitan  para  que  la  prensa  calle  lo que  por  deber  cívico  tienen  que  denunciar:  El  aumento  de  las  tarifas  eléctricas  que  le  propone  la  FPL al  gobierno de  La  Florida.
Apuesto  a  que  ningún  medio  de  comunicación  se  pondrá  de  parte de  los
consumidores  diciéndole  NO  a  la  FPL  en  su  intento  por  subir de  nuevo  las  tarifas  eléctricas.   ¡A que no!

Anuncios