El veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU impidió en el último minuto el comienzo de la guerra que Estados Unidos, Francia y Reino Unido habían planificado contra Siria para noviembre de 2011. Según Nicolas Sarkozy, quien se encargó de comunicárselo al Patriarca maronita en un tormentoso encuentro celebrado en el palacio francés del Elíseo el 5 de septiembre de 2011, el plan de los occidentales prevé la expulsión de los cristianos de Oriente. En ese contexto, se desarrolla en Europa toda una campaña de prensa tendiente a acusar a los cristianos de Oriente de complicidad con los dictadores. La madre Agnes-Marian de la Croix, hegúmena del monasterio de San Jacobo el Mutilado, en Qara (Siria), responde a esta propaganda de guerra.

Anuncios