“Las declaraciones del Departamento de Estado y la Casa Blanca constituyen una muestra más de la permanente política de agresión e injerencia en los asuntos internos de Cuba e impresionan por su hipocresía y doble rasero”, dijo Josefina Vidal, directora para América del Norte de la cancillería local.

 

Anuncios