“El pueblo de Cuba no es un guiso hecho, sino una constante cocedura. Mestizaje de cocinas, mestizaje de razas, mestizaje de culturas. Caldo denso de civilización que borbollea en el fogón del Caribe”. Sabia metáfora la del antropólogo cubano Fernando Ortiz (1881-1969).

 Ningún otro medio como la televisión consigue la armonía de ver juntos a jóvenes y adultos. ¿Por qué no aprovechar su dimensión socializadora e incorporar la cultura, en su amplia acepción, como un mecanismo de producción de textos nuevos?

Anuncios