por Juan Carlos Chávez
Exiliados cubanos que realizarán una exhibición de fuegos artificiales el viernes por la noche a 12.5 millas de las costas de La Habana confirmaron que se mantendrán fuera de las aguas territoriales cubanas para evitar cualquier enfrentamiento.

El evento, llamado Luces de la Libertad, es organizado por el Movimiento Democracia, radicado en Miami. El miércoles, en una conferencia de prensa al suroeste de Miami, el portavoz del grupo, Ramón Saúl Sánchez, rechazó que la actividad haya sido concebida como una provocación directa al gobierno de los hermanos Castro.

“Simplemente queremos atraer la atención mundial sobre la situación interna y estimular a la población cubana a rescatar su derecho de apoyar a la oposición”, indicó Sánchez.

Aunque el gobierno de Raúl Castro no ha hecho comentario oficial alguno sobre la flotilla, dos escritores de La Habana conocidos por expresar las posiciones del lado oficialista han alegado que la flotilla se propone incitar a disturbios en La Habana.

Sánchez precisó que el Movimiento Democracia está ejerciendo un derecho respaldado por el ejercicio democrático y las leyes estadounidenses. Añadió que su organización estaría dispuesta a abandonar sus protestas si las autoridades de la isla abren las puertas al movimiento opositor interno y expresan su disposición a escuchar las voces disidentes.

“Nosotros detendríamos estas actividades si el régimen anunciara que va a reconocer a la oposición”, manifestó Sánchez.

La portavoz de la Guardia Costera Marilyn Fajardo dijo que su agencia efectuará patrullajes en el área pero no interferirá con las medidas legítimas de seguridad del gobierno cubano.

Una flotilla de al menos 16 embarcaciones de más de 30 pies de eslora estará lista para zarpar en las primeras horas del viernes desde una marina en Key West. Decenas de dueños de barcos más pequeños también han expresado su interés de acompañar a la flotilla. Sin embargo, explicó Sánchez, es poco probable que estas embarcaciones puedan unirse a la actividad en alta mar debido a las difíciles condiciones climáticas que podrían registrarse durante la jornada.

“Hay mucho interés de la comunidad. Hemos recibido más de 400 llamadas de personas que quieren acompañarnos pero lamentablemente serán menos de 100”, declaró Sánchez.

Los primeros fuegos artificiales se lanzarán a las 7 p.m. para alertar a los habitantes de La Habana y otros puntos de la isla sobre el inicio del espectáculo. Los últimos serán lanzados alrededor de las 10 p.m. El costo total del despliegue de fuegos artificiales de ocho pulgadas y unas 80 detonaciones será de $3,600.

El espectáculo coincidirá con una protesta del movimiento opositor interno. Los disidentes y activistas golpearán calderos y saldrán a las calles para exigir libertades y respeto a un sistema político abierto. Todo esto en el marco de la celebración del Día Mundial de los Derechos Humanos fijada el sábado.

Los planes de los opositores han comenzado a ser blanco de las autoridades cubanas que han acentuado los arrestos temporales y la vigilancia policial, los actos de hostigamiento y las amenazas.

Hace una semana alrededor de 26 disidentes fueron arrestados en la provincia de Guantánamo, en el extremo oriental. Unos 25 fueron detenidos en las provincias cercanas de Santiago de Cuba y Holguín. Asimismo más de 50 terminaron siendo intervenidos por agentes policiales y fuerzas progubernamentales en Palma Soriano. En las últimas horas operativos policiales se registraron en el municipio Santa Cruz del Sur, en Camaguey.

Fuentes de la disidencia también han confirmado la detención de cuatro reconocidos ex presos políticos de la llamada Causa de los 75. La lista incluye a José Daniel Ferrer García y Ángel Moya Acosta, así como a Iván Hernández Carrillo y Félix Navarro Rodríguez, arrestado en la provincia de Matanzas.
Fuente: El Nuevo Herald

FLOTILLA DE EXILIADOS CUBANOS NAVEGA HACIA LAS COSTAS DE LA HABANA
por Juan Carlos Chávez
En medio de una gran expectativa y la certeza de ser parte de una estrategia que alentará a la disidencia en su lucha por la democratización, grupos de exiliados cubanos salieron esta mañana desde Cayo Hueso en una flota de cinco embarcaciones hacia 12.5 millas de las costas de La Habana.

El objetivo es participar en el espectáculo de fuegos artificiales llamado Luces de la Libertad, que se realizará desde las 7 p.m. y que está siendo organizado por el Movimiento Democracia.

“Es un verdadero orgullo estar aquí”, dijo el jueves Manuel Eusebio Ruiz, inmigrante cubano y de 50 años. Ruiz llegó en su propia embarcación “Reel Easy”, de 43 pies de eslora, para solidarizarse con la sociedad civil y la disidencia interna.

La operación maritima llegará hasta el llamado Punto Democracia, en aguas internacionales. Esta será la segunda oportunidad que Ruiz, un experimentado navegador, se une a la invitación del Movimiento Democracia para reanudar una serie de arriesgadas protestas frente a las costas cubanas.

“Esto significa algo grande porque quiero que Cuba sea libre. En el mundo de hoy las personas necesitan esa libertad”, agregó Ruiz.

Organizadores estimaron esta mañana que 65 personas están participando en la flotilla, que viaja en 5 embarcaciones en lugar de las 8 planeadas originalmente.

El jueves agentes del Servicio de Guardacostas de Estados Unidos realizaron las inspecciones de rigor en las embarcaciones. El procedimiento se inició aproximadamente a las 6 p.m. para verificar que todos los sistemas de seguridad y emergencia, equipos de navegación y mantenimiento de las máquinas están en condiciones óptimas para la travesía.

Marilyn Fajardo, portavoz del Servicio de Guardacostas, precisó que la entidad no acompañara a la flotilla del Movimiento Democracia sino que desplegarán unidades de vigilancia y supervisión en la zona para “asegurarse” que las embarcaciones no ingresen a aguas territoriales cubanas.

“La seguridad es nuestro principal enfoque”, dijo Fajardo a un grupo de periodistas que viajaron desde Miami para cubrir los detalles de la protesta. “Queremos que todo salga bien. Por eso vamos a patrullar con escampavías”.

Recientemente el Departamento de Estado urgió a los exiliados cubanos y al líder del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez, a cumplir con las disposiciones acordadas. También les pidió que actuaran con moderación.

En Cuba voces oficialistas del gobierno de los hermanos Castro han argumentado consistemente que los fuegos artificiales son una provocación y generarán mayores tensiones a ambos lados del Estrecho de la Florida.

Sánchez dijo el jueves que las acusaciones de Cuba son infundadas y que no hay ningún motivo para cuestionar la naturaleza pacífica de la protesta.

Desde 1995 el Movimiento Democracia ha organizado una serie de actos muy parecidos usando flotillas cerca de las costas de La Habana, incluyendo dos que lanzaron fuegos artificiales.

En las últimas dos semanas, Sánchez manifesto que unas 400 personas habían llamado a la sede de su agrupación en Miami para registrarse en la lista de pasajeros. Sin embargo dijo que debido a la inestabilidad de las condiciones climáticas y el número limitado de embarcaciones de más de 30 pies de eslora participarán medio centenar de personas.
Fuente: El Nuevo Herald

EL COLMO DEL CINISMO
El gobierno de Estados Unidos pidió ayer a los exiliados cubanos “que actuén con moderación” durante el viaje de la Flotilla Democracia cerca de las costas cubanas el próximo 9 de diciembre, vísperas del día internacional de los derechos humanos,informa la agencia de prensa UPI desde Washington.

El grupo de exiliados cubanos, lanzará fuegos artificiales a una distancia de 12 millas y media de las costas cubanas, en aguas internacionales, en un espectáculo que han nombrado Luces por la Libertad.

Los exiliados han declarado “su derecho a realizar este tipo de eventos pacíficos en reclamo de la libertad en Cuba y contra la represión del régimen castrista contra el movimiento democrático.”

Los organizadores de la flotilla y su líder Ramón Saúl Sánchez, han pedido a quienes participen “que no realicen ningún tipo de acto que puede provocar incidentes”

El Departamento de Estado igualmente, según el cable, “urgió al gobierno cubano a actuar con moderación”
Fuente: Agencias

CUBA: FLOTILLA MIAMENSE PREPARA MOTORES
La flotilla gusana está organizada por el llamado Movimiento Democracia en Miami que dirige Ramón Saúl Sánchez Rizo, una organización creada el 13 de julio de 1995.

Estados Unidos podría autorizar una provocación marítima de una organización extremista contra Cuba, informan medios cubanos. Algunos expertos creen que Washington podría contemplar dicho escenario para gestionar la disensión interna e impedir el desarrollo económico y social de la isla.

Con flotillas y bombas rumbo a Cuba

La provocación proviene del Movimiento Democracia en Miami, el grupo derechista vinculado a la CIA que hizo un llamamiento para invadir las aguas cubanas con flotillas e instigar una subversión en la isla, asegura la publicación digital Cubadebate.

La Habana llama la atención sobre la complicidad del gobierno estadounidense, que apoya estos actos ilegales, con dicho movimiento. Según medios cubanos, el 2 de noviembre de 2011 tuvo lugar un encuentro entre el director del Buró de Cuba del Departamento de Estado, Peter Bremman, y el presidente del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez.

Allí Bremman respaldó la misión subversiva, que tendría como objetivo apoyar a los grupúsculos antigubernamentales internos de Cuba y empeorar las ya tensas relaciones entre la Isla y EE.UU.

Medios cubanos recuerdan que no se trata de la primera provocación emprendida por el organismo estadounidense contra el Estado y la población cubana. De hecho, ya en 16 ocasiones hubo flotillas que violaron las aguas territoriales cubanas, algunas de las cuales fueron utilizados para llevar explosivos a la isla.

¿Con qué fin?

Ahora el estado económico de Cuba está mejorando gracias a los cambios promulgados por el gobierno y que son apoyados por la población cubana, lo que parece molestar a los derechistas exiliados en EEUU., que quieren evitar cualquier mejora económica y social en la Isla, apuntan los analistas.

“Por eso se esfuerzan en formar un gran espectáculo de luces y tratan de provocar mayor disensión dentro de la isla”, opina el experto de la Alianza Cubano-Americana, Luis Rumbault.

Para alcanzar sus fines se sirven de una campaña propagandística masiva a nivel mundial orquestada desde EEUU. y Europa, indica Rumbault. “Así presentan a los grupúsculos que no tienen ninguna importancia dentro de Cuba como si fueran un ejército de disidentes”, agrega el analista.

El otro hecho desestabilizador, apoyado por EEUU. es el bloqueo económico, que ha sido prolongado por el presidente norteamericano Barack Obama y que Rumbault califica de “acto de sabotaje que paraliza la economía del país e impide su desarrollo”.

Según advierte el experto, EEUU. está experimentando su propia grave crisis interna, lo que reduce sus opciones de “mantener una línea dura” hacia Cuba, precisamente cuando muchos países respalden a la Isla en su lucha por la economía libre de embargos. Además, es posible que EEUU. no tenga pronto ninguna capacidad para amenazar el desarrollo cubano en caso de que se confirme la existencia de nuevos depósitos de petróleo cerca de Cuba, lo que es altamente probable, a principios del año que viene, considera Rumbalt.

(Tomado de RT Noticias)
Fuente: Cubadebate

EL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS AUTORIZA PROVOCACIÓN CONTRA CUBA
Nota de la Embajada de la República de Cuba El Salvador

El llamado Movimiento Democracia en Miami con el delincuente Ramón Saúl Sánchez Rizo, es una organización terrorista y provocadora, creada el 13 de julio de 1995. Ahora se constituye en promotora de las llamadas flotillas, que en 17 ocasiones han violado las aguas territoriales de Cuba. Aunque anuncia ser de corte pacífico, su estructura militar compuesta por un presidente; un jefe de operaciones; un jefe naval, uno de seguridad y otro a cargo del grupo aéreo, revelan su verdadera esencia.

Tiene además una emisora llamada Radio Democracia, que transmite cientos de horas instigando a la subversión interna y a la comisión de delitos.

Sánchez Rizo, ha sido miembro de los grupos terroristas, Jóvenes de la Estrella, Organización para la Liberación de Cuba y otras del mismo corte.

Actúa en coordinación con los llamados Hermanos al Rescate, otra agrupación similar, que tiene como cabecilla al agente de la CIA José Basulto León.

Estas flotillas han sido utilizadas para introducir explosivos en el territorio cubano, como sucedió el 12 de julio de 1995, al ser detenido el terrorista Omelio Sánchez y otros tres miembros del llamado Partido Unidad Nacional Democrático, PUND, en posesión de doce libras de explosivo C-4. Formaban parte de una flotilla y desembarcarían en Sagua la Grande, Villa Clara.

También han lanzado artefactos de propaganda teledirigidos hacia las costas cubanas; empleado reflectores de gran potencia, que han puesto en peligro la aviación civil; arrojado propaganda en envases, que han recalado en territorio cubano y dañado su fauna marítima. También han preparado transmisiones de señales de televisión ilegales hacia Cuba desde la embarcación Democracia.

Tras la firma de los acuerdos migratorios en 1995 entre los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos, el mencionado Hermanos al Rescate se vinculó estrechamente al Movimiento Democracia y participó en la organización de las flotillas provocadoras del 13 de julio y el 2 de septiembre de ese año.

El 13 de julio de 1995, tres embarcaciones violaron las aguas jurisdiccionales cubanas, mientras cinco aeronaves, junto a una avioneta de otra organización terrorista y un helicóptero penetraron también en el espacio aéreo, donde realizaron peligrosos vuelos rasantes sobre nuestras unidades navales, mientras que dos aeronaves de Hermanos al Rescate sobrevolaron la ciudad de La Habana e hicieron filmaciones que se transmitieron en la televisión de Miami. Pocos meses más tarde, el 9 de enero de 1996, tres avionetas C-337 de la misma organización violaron nuevamente el espacio cubano al norte de Guanabo y Santa María del Mar, cercanas a la capital, lanzando octavillas en diferentes puntos del litoral habanero incitando al desorden.

Este proceder a tensionado las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y obligó a la aprobación del decreto presidencial 6867 de 1996 del gobierno de William Clinton para disuadir a los perturbadores, por medio del cual se creó una zona de exclusión de doce millas, que prohibía a embarcaciones dirigirse a Cuba sin el debido permiso de las autoridades norteamericanas.

El 9 de julio de 2003 el gobierno de Estados Unidos negó autorización a la provocadora flotilla para salir de la zona de seguridad y entrar en aguas de Cuba, entonces argumentó que “perturbaría” las relaciones internacionales.

También la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) advirtió a los organizadores de que cualquier intento de transmitir señales de televisión hacia Cuba sería considerado un acto ilegal, incluso aunque transcurriera en aguas internacionales.

Estaba previsto que llevarían en la flotilla un transmisor denominado Teledemocracia para enviar señales ilegales hacia Cuba, con el propósito de irrumpir ilegalmente en la televisión nacional. Ante la advertencia federal, el transmisor fue llevado en la embarcación Democracia con un cartel que rezaba Censurado.

En esta provocación participarían cinco barcos y cinco avionetas. El Servicio de Guardacostas del Séptimo Distrito, con sede en Miami, y el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. negaron el permiso con el propósito de evitar un incremento de las tensiones entre Estados Unidos y Cuba. La argumentación de estas agencias norteamericanas para lograr la prohibición en el 2003, hizo un recuento de las veces que estas flotillas ingresaron sin permiso a aguas cubanas “colocando en grave peligro a los tripulantes y a los barcos de los guardacostas operando en el área”. Esta flotilla será la decimoséptima organizada por el provocador Movimiento Democracia.

Esta nueva provocación promovida para el próximo 9 de diciembre ha sido aprobada por la administración de Barack Obama, quien dice trabajar para distender las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, contrario a la decisión de su predecesor George W. Bush y a la posición de su copartidario William Clinton.

Medios de prensa locales de Miami y voceros de los provocadores aseguraron que el jueves 2 de noviembre del 2011 tuvo lugar una reunión entre el Director del Buró Cuba en el Departamento de Estado, Peter Bremman y el presidente del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez. La reunión se celebró en el Departamento de Estado en Washington DC.

En esta reunión Bremman, según los organizadores, habría aprobado la acción subversiva y el Movimiento Democracia se comprometió a permanecer en aguas internacionales. La jornada provocadora será desde el 9 hasta el 11 de diciembre con el objetivo de crear tensiones entre Estados Unidos y Cuba y apoyar a los grupúsculos mercenarios internos.

Ese día comenzará la llamada Operación Marítima, a pesar de anunciarse como de contenido humanitario, ha asumido una preparación militar. Estará integrada por barcos, que zarparán a las siete de la mañana desde la Conch Harbor Marina en Cayo Hueso para llegar frente a La Habana al caer la tarde.

Los flotilleros, al llegar la noche, comenzarán durante tres horas el lanzamiento de poderosas emisiones de luz o fuegos artificiales directamente hacia el cielo, que serán vistos desde las costas de La Habana, Pinar del Río y Matanzas. Esto pondrá en peligro la navegación aérea y podría causar cierta inquietud en una parte de la población capitalina que reside cerca del litoral.

Se estimulan, para tres días de provocación, acciones colaterales de desorden interno en Cuba, lo cual está en franca violación de la convivencia entre países, previstas en decenas de Convenciones amparadas por el Derecho Internacional, de las cuales el gobierno de Estados Unidos es signatario. Ahora, al permitirla, ha devenido en favorecedor de esta agresión subversiva.

¿Qué pasaría si grupos de derechos humanos cubanos promovieran y anunciaran acciones similares para colocarse en territorio marítimo norteamericano a doce millas de las costas de Miami y realizaran acciones similares con total impunidad y permiso del gobierno cubano?

La respuesta estadounidense sería inmediata y drástica, se movilizaría, sin dudas, su defensa antiaérea, se pondrían en alertas las fuerzas guardacosteras y el mismo Departamento de Estado, que ha aprobado esta agresión para el 9 de diciembre, enviaría una contundente advertencia al gobierno de la Isla donde afirmaría que tal hecho constituye una amenaza para su seguridad nacional y no la toleraría.

Este es otro ejemplo del doble rasero vigente en esta administración norteamericana cuando se trata de sus terroristas de origen cubano, en este año preelectoral, que busca dinero y votos de cara a las elecciones de noviembre próximo.

5 de diciembre de 2011
Fuente: Rebelión

LA POLICÍA DE MIAMI DADE HA MONITOREADO LA ACTIVIDAD DE LA FLOTILLA DEMOCRACIA (I)
por Percy F. Alvarado Godoy
Varios documentos desclasificados del Departamento de Policía de Miami-Dade demuestran la preocupación que ha tenido el gobierno norteamericano sobre la actividad provocadora de Ramón Saúl Sánchez Rizo y su Movimiento Democracia, así como la peligrosidad de las flotillas realizadas por esta organización contrarrevolucionaria en relación con el aumento de las tensiones políticas entre Estados Unidos y Cuba.

En 1995 y 1996 se emitieron varios Informes detallados por parte de la Oficina de Inteligencia del referido Departamento, los que llevan el Código de Actualización CIB-306, CIB-313, CIB-314, CIB-317, CIB-96-36 y el CIB-96-45.

En el primero de ellos, CIB-306, elaborado el 5 de julio de 1995 por el detective L. Rodríguez, miembro de la Unidad de Inteligencia de la Policía del condado, alertan sobre la Flotilla Democracia, la cual partió de Key West, en La Florida, al resumir en una de sus partes:

“La información reciente recibida de diversas fuentes ha revelado la intención de los organizadores de varias para crear un incidente internacional en el transcurso de dicho evento. Fuente declaraciones han revelado que Ramón Saúl Sánchez (jefe de la Comisión Nacional Cubana) y José Basulto (jefe de Hermanos al Rescate) están actualmente involucrados en un esfuerzo por obtener un buque que se utilizará exclusivamente para entrar en aguas territoriales cubanas y tratar de desembarcar en el Puerto de La Habana.”

Este mismo informe apunta más adelante: “En el caso de que cualquier buque registrado en EE.UU., de los que participan en la flotilla intente entrar en aguas territoriales Cuba, hay una probabilidad de que dicho buque será desafiado o abordado por las autoridades cubanas de la Guardia Costera. Como resultado de tales abordajes, miembros de la tripulación se podría sugerir a una breve detención o posible arresto y el enjuiciamiento.”

Este informe concluye: “Debido a la sensibilidad de este evento, la Sección de Inteligencia Criminal supervisará todas las actividades y se envíen informaciones adicionales en forma expedita.”

En otro informe de seguimiento a la actividad de los miembros del Movimiento Democracia, conocido como CIB-313 y emitido el 4 de agosto de 1995, el propio detective Rodríguez enfatizó: “El 2 de septiembre de 1995, Democracia, la coalición recién formada de grupos de exiliados cubanos disidentes patrocinará una flotilla que viajará desde Key West, Florida, para dentro de 12 millas de la costa de Cuba.(…) Con base en la atención de los medios y el interés comunitario desarrollado a lo largo de un evento similar que tuvo lugar el 13 de julio de 1995, la Sección de Inteligencia Criminal ha dado seguimiento a los planes de ir para dicha flotilla.”

En esta oportunidad se hace referencia a que Richard A. Nuccio, asesor principal de políticas de Asuntos Interamericanos del Departamento de Estado, participó en una reunión con el órgano de Aplicación de la Ley del Departamento de Policía, ubicado en la 22 Avenue y West Flagler Street, donde discutió la política de la administración con respecto a la flotilla. En este caso se instruyó a la Oficina de Inteligencia Criminal dar seguimiento continuo e informar de inmediato sobre los planes del Movimiento Democracia.

Asimismo, en el informe CIB-314, fechado el 14 de agosto de 1995 y elaborado por el propio detective Rodríguez, se mostraron las contradicciones existentes entre el jefe del Movimiento Democracia y otros miembros de la contrarrevolución asentada en La Florida. En este caso, se informa: “El 8 de agosto de 1995, Arturo Cobo, jefe de la Casa Cuba Balseros, de tránsito en Key West, Florida, fue recibido por las autoridades de la Oficina del Sheriff del Condado de Monroe y él hizo la siguiente declaración: Cobo y otros jefes de las diversas organizaciones del exilio cubano no están de acuerdo con los organizadores de la Flotilla y muy probablemente no participará en la próxima flotilla.” (…) Cobo concluyó que no cree que cualquier envío de armas estaba involucrado, pero un enfrentamiento con la Guardia Costera de los barcos de Cuba sería inevitable.”

El 9 de agosto de 1995, otra vez Richard Nuccio, manifestó la preocupación de la Oficina del Procurador General de los EE.UU. con los planes en curso para una próxima flotilla de organizaciones del exilio cubano. En este sentido, el Departamento de Estado advirtió en esos momentos que “quien intente entrar en territorio cubano, las aguas territoriales o el espacio aéreo sin autorización del gobierno cubano, puede ser sometido a detención u otras acciones por las autoridades cubanas por la violación de las leyes cubanas.”

Obviamente, Nuccio valoró la declaración pública del Gobierno de la República de Cuba, emitida el 14 de julio, en la cual reafirmó su “firme determinación” para tomar las medidas necesarias para defender la soberanía territorial de Cuba y para evitar las incursiones no autorizadas en aguas territoriales cubanas y su espacio aéreo. Por ello, se puntualizó: “El Departamento de Estado insta a todas las personas que deseen viajar a Cuba o para entrar en aguas territoriales de Cuba o del espacio aéreo, a hacerlo a través de medios seguros, ordenados y legales, y para evitar riesgos innecesarios a sí mismos y a otros.”

La desaprobación de Saúl Ramón Sánchez Rizo a las posiciones del gobierno norteamericano se puso de manifiesto en una reunión que sostuvo el 10 de agosto de 1995 con el sargento Joe López y el Detective Luis Rodríguez, del Departamento de Policía de Miami Dade, a los que comunicó que mantendría sus planes de llevar a cabo la incursión provocadora de septiembre de 1995. Sin parpadear apenas, amenazó a los miembros de la Oficina de Inteligencia Criminal con incitar a la desobediencia civil en el caso de que le prohibieran sus planes en marcha. En esta reunión participó el terrorista César Ray, miembros de la criminal organización Comandos L.

Días después, el 23 de agosto, la Oficina de Inteligencia del Departamento de Policía de Miami Dade emitió el informe CIB-317, elaborado por el detective Luis Rodríguez, en el cual destacó lo siguiente, ante la continuación de los planes de Sánchez Rizo: “Como resultado, el gobierno cubano ha aumentado su presencia militar en o alrededor del área de la playa de Varadero. En anteriores comunicado, el gobierno cubano informó al Departamento de Estado de EE.UU. que la violación de las aguas cubanas y del espacio aéreo se traducirá en una represalia militar contra los culpables tales. Como quedó demostrado en una flotilla antes, el gobierno cubano de la Guardia Costera y la Fuerza Aérea tendrá un papel importante en la prevención de aeronaves extranjeras o los vasos de entrar en su territorio soberano.”

Lo importante de este informe CIB-317, es que la propia policía de Miami Dade reconoció en aquellos momento tener conocimiento sobre la preparación de la oleada terrorista contra Cuba, por parte de contrarrevolucionarios cubanos asentados en su ciudad. Al respecto, se dice en este informe: “En la actualidad, se sabe que varias organizaciones del exilio cubano están planeando etapa de actos de sabotaje contra instalaciones del gobierno cubano. Tales actos, aunque independiente de los planes de la flotilla deben ocurrir el 2 de septiembre de 1995. (…) Como resultado, los representantes de ABC Charters Inc. han expresado su preocupación por la seguridad de los pasajeros, ya que uno de sus vuelos se llevará a cabo durante esa fecha. Estas preocupaciones se han puesto en conocimiento del Departamento de Estado de EE.UU. y el personal del aeropuerto del Distrito debe ser consciente de la misma, en caso de posibles actos de terrorismo en contra de la Compañía Charteadora o las aerolíneas LACSA.”

Posteriormente se confirmó que ABC Charters utilizaría un avión de LACSA durante su vuelo del 2 de septiembre.

Otro de los detectives de la Oficina de Inteligencia Criminal de Miami Dade, W. Vigoa, emitió el informe CIB-96-36, fechado el 22 de abril de 1996, en el cual anuncia los planes para implementar otra flotilla por parte del Movimiento Democracia, precisamente para realizarse el día Primero de mayo de 1996, cuando miles de cubanos desfilarían en la Plaza de la Revolución. Según el informe: “La flotilla fue organizada para coincidir con el evento anual, para provocar la comunidad cubana de la isla a rebelarse contra el gobierno cubano.”

El Movimiento Democracia preparó otra provocación para el 13 de julio de 1996, según informó el detective A. Godoy en el informe CIB-96-45, con fecha de 12 de julio de ese mismo año. El policía miamense destaca al respecto: “Los planes para una flotilla patrocinado por el Movimiento Democracia siguen vigentes. La flotilla se moverá desde Key West, Florida, el 13 de julio de 1996, con el fin de llevar a cabo una ceremonia de duelo en aguas internacionales.

Ramón Saúl Sánchez, líder del movimiento ha declarado que la flotilla, hasta la fecha, se compone de 25 buques registrados y 9 aviones pequeños. (…) Fuentes de inteligencia han puesto de manifiesto, que los líderes del movimiento han expresado su intención de mantener los barcos fuera de las aguas cubanas y obedecer el decreto presidencial. Sin embargo, pasadas declaraciones de Sánchez han dado a entender que los buques designados de la flotilla podría cruzar el límite de 12 millas.”

Todos estos informes evidencian que las autoridades norteamericanas estuvieron siempre al tanto de las actividades provocadoras de Saúl Ramón Sánchez Rizo y del empleo de las flotillas como elemento para enrarecer las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

(Continuará)
Fuente: Rebelión

LA POLICÍA DE MIAMI DADE HA MONITOREADO LA ACTIVIDAD DE LA FLOTILLA DEMOCRACIA (II)
por Percy F. Alvarado Godoy
LAS INCONGRUENTES ADVERTENCIAS DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO

Tal como analizamos en la primera parte de este trabajo, el Departamento de Estado de EEUU ha utilizado permanentemente el recurso de advertir, tanto a los organizadores de las flotillas, como al Gobierno de Cuba, actuar con “moderación” durante las incursiones provocadoras del Movimiento Democracia frente a las costas cubanas. Parte de este proceso ha sido el intercambio de notas diplomáticas en las que Cuba advierte a EE UU sobre los peligros de la violación de sus aguas jurisdiccionales y denuncia estos eventos como actos de provocación. Por su parte, ha sido costumbre también la realización de reuniones entre funcionarios del Departamento de Estado con los organizadores de las flotillas, particularmente con Saúl Ramón Sánchez Rizo.

En esta oportunidad fue Peter Bremman, jefe del Buró Cuba del Departamento de Estado. quien propició la reunión, dejándose “convencer” por Sánchez Rizo sobre el hecho de que los organizadores de la flotilla respetarían las aguas jurisdiccionales cubanas. Esta luz verde a la dudosa credibilidad de Sánchez Rizo por parte de la administración de Obama y la aprobación tácita de la realización de la provocación, así como la solicitud a las autoridades cubanas a actuar con moderación, ponen sobre el tapete la manipulación de la política exterior de la actual administración por parte de los mafiosos cubano americanos de Miami, y la subordinación del gobierno norteamericano a sus caprichos. Obama necesita a toda costa los votos de La Florida para las venideras elecciones y ha cedido a este chantaje sin miramiento alguno. Política es política, todo lo demás no importa, ni tan siquiera la cordura del gobierno de EE UU.

Cuba por su parte ha decidido usar los canales diplomáticas para advertir al gobierno norteamericano sobre este peligroso evento. Solo algunos periodistas cubanos, principalmente el que realiza este trabajo, José Luis Méndez Méndez, Carmen Rosa Báez y Norelys Morales, hemos denunciado públicamente las verdaderas dimensiones de esta provocación, la catadura e historial terrorista y provocador de sus organizadores, así como la incapacidad de controlar a las naves participantes y sus tripulaciones, algunos de los cuales apuestan por la confrontación violenta entre ambas naciones. Los Popeyes terroristas que se enrolaron en esta aventura, cargados de la espinaca triunfalista de las pírricas victorias del Imperio en Irak, Afganistán y Libia, así como el acorralamiento existente contra los gobiernos de Irán y Siria, apuestan por provocar una conflagración entre Estados Unidos y Cuba. Por ello, advierto nuevamente sobre este peligro y sobre el hecho de que la flotilla puede ser un evento incontrolable para los propios organizadores y las autoridades norteamericanas. Nótese que el polvorín se encuentra focalizado en un área marítima reducida en la que navegarán 16 embarcaciones integrantes de la flotilla, varios barcos de la Guardia Costera norteamericana y diversas unidades de la Marina de Guerra Revolucionaria. Un desliz o una acción premeditada e irracional puede encender la llama del conflicto.

Sobre estas alertas y advertencias de nuestros periodistas se tiene plena conciencia en Estados Unidos. Respecto a las hechas por mí, El Nuevo Herald publica hoy: “Alvarado escribió varias columnas recientemente señalando que Sánchez había sido miembro en los años ’70 y principios de los ’80 de grupos violentos anticastristas, y sobre los cuatro años y medio que pasó en prisión a mediados de los ’80 por desacato tras negarse a testificar sobre una conspiración para matar a Fidel Castro.” Obviamente, ante estas verdades, Sánchez Rizo ha respondido “que el tiempo que pasó en la cárcel lo hizo cambiar a actividades pacificas, y desde entonces no ha sido vinculado a ningún tipo de plan violento.”

Otros antecedentes confirman, sin embargo, el peligro que se avecina. De eso tiene conciencia la autoridad estadounidense, quien ha monitoreado las actividades del Movimiento Democracia y sus flotillas, a través de la Oficina de Inteligencia del Departamento de Policía de Miami Dade, tal como lo evidenciamos en la primera parte de este trabajo y sobre el cual ofrecemos nuevos elementos.

EL MONITOREO DEL MOVIMIENTO DEMOCRACIA POR LA POLICIA DE MIAMI DADE EN 1998.

De acuerdo con el CIB 98-40 de la Oficina de Inteligencia del Departamento de Policía de Miami Dade, fechado el 15 de julio 1998, el 7 de julio de 1998, Ramón Saúl Sánchez (Director del Movimiento Democracia) Luis Felipe Rojas (portavoz de Movimiento Democracia) y Norman Del Valle (del Grupo Aéreo y Relaciones Públicas de Movimiento Democracia), fueron entrevistados por las autoridades del Condado con respecto a la flotilla que salió hacia Cuba el 17 de julio de ese mismo año.

En este informe se precisa: “Ellos dicen que tienen aproximadamente 12 buques y 10 aviones que serán utilizados para el transporte de los manifestantes cuando se le preguntó si estaba planeando entrar en aguas cubanas, el Sr. Sánchez dijo que no estaba preparado para responder a esa pregunta. (…) Él afirmó que era su derecho, como cubano, para entrar pacíficamente a su país sin ningún tipo de interferencia de EE.UU. También expresó su disgusto por el decreto presidencial, firmado por el presidente Clinton 24 de febrero 1996, lo que le prohíbe viajar libremente a Cuba.”

Casi burlándose de sus interlocutores y con total desenfado, Saúl Ramón Sánchez Rizo les apuntilló “que era consciente de las repercusiones si se fuera a violar a las aguas cubanas, pero insistió en que era su derecho, como cubano, a viajar libremente a su país de nacimiento. El Sr. Sánchez afirmó que rechazó dos subvenciones del Departamento de Estado de $ 750,000.00, una, y de $ 300,000.00, la otra, como ayuda a la disidencia dentro de Cuba y por razones humanitarias, a cambio de que cejara en sus intenciones.”

Saúl Ramón Sánchez les confirmó el envío por parte del Movimiento Democracia de una balsa no tripulada, que su organización envió por esos días a las costas de Cuba, conteniendo pañales, leche en polvo, pasta de dientes, champú, botellas de bebé, lápices y camisetas con el logo de su organización.

En este informe, los detectives a cargo destacaron que “Sánchez se mostró evasivo en el reconocimiento de si planeaba entrar en aguas cubanas, pero dijo que sus actividades planificadas le costará al gobierno cubano una gran cantidad de dinero y el poder del hombre que no puede permitirse el lujo de gastar. También reconoció que su actividad podría causar una carga para el Gobierno de los EE.UU.”

Otro hecho violatorio de la Ley de Neutralidad de los Estados Unidos, en sus artículos del 960 a 962, es la promoción de actividades anticubanas desde territorio norteamericano, empleando diversas formar para convocar a la desobediencia civil dentro de la Isla, durante la realización de la provocación marítima por parte del Movimiento Democracia. Todo el tinglado mediático con el que cuenta la contrarrevolución fuera de Cuba y dentro de la Isla, financiado principalmente por el gobierno norteamericano, ha desplegado una intensa campaña para convocar “al pueblo” a actos de protesta. Esos llamados y arengas se han realizado reiteradamente a través de Radio Martí, la blogosfera enemiga y la plataforma social Facebook. No han vacilado tampoco en usar la telefonía celular, mediante mensajes SMS a personas dentro de Cuba, para incitar a una campaña de protestas que, en realidad, nunca sucederá.

Los grupúsculos contrarrevolucionarios y mercenarios dentro de la Isla, así como sus amos que los financian desde el exterior, están advertidos. El día 9 de diciembre pasará a la historia sin trascendencia alguna. Será un día más para los cubanos de tranquilidad ciudadana y de esos que sirven para forjar, con su trabajo y esfuerzo, una vida mejor.
Fuente: Rebelión

Anuncios