Con información de Agencias
Durante unas horas de la mañana del pasado sábado, un rincón del aeropuerto de Fort Lauderdale-Hollywood se transformó en un colorido escenario. La música y los pastelitos tradicionales cubanos fueron el punto de partida de un numeroso grupo de pasajeros que hacía fila para chequear sus boletos de embarque.
No se trató de un evento cualquiera sino de la inauguración del primer vuelo chárter hacia La Habana desde ese punto estratégico de la Florida.
Como otros aeropuertos a escala nacional que recientemente han sido autorizados para operar vuelos directos a Cuba, Fort Lauderdale se sumó con uno semanal al mediodía.

La ruta es administrada por la agencia Airline Brokers que, a su vez, alquiló un avión A320 de JetBlue Airways para la jornada sabatina.
El aeropuerto de Fort Lauderdale-Hollywood es la tercera terminal aérea de la Florida que recibe permiso para trasladar pasajeros a la isla mediante la modalidad de vuelos chárter.

Previamente, el Aeropuerto Internacional de Tampa anunció que había recibido la autorización, así como el de Fort Myers, en la costa oeste de Florida.
En enero, la Casa Blanca adelantó que se pondrían en marcha medidas para alentar los contactos “pueblo a pueblo”.
Los cambios suavizaron los viajes de los estadounidenses con fines educativos. También abrió las puertas para que instituciones acreditadas de educación superior auspicien viajes a Cuba a fin de facilitar la obtención de créditos académicos o jornadas educacionales.
Antes de las nuevas disposiciones, los vuelos a Cuba sólo estaban aprobados desde Miami, Los Angeles y el Aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York.
El requisito para conceder las licencias es que los aeropuertos tengan adecuados servicios de aduana e inmigración. Estados Unidos sólo permite viajes de cubanoamericanos con familiares en la isla y de estadounidenses que reúnen ciertos requisitos.
En Estados Unidos hay cerca de dos millones de cubanos, la mayoría radicados en la Florida. El año pasado aproximadamente 320,000 cubanoamericanos visitaron la isla, según fuentes de la industria de viajes a Cuba.
Vivian Mannerud, presidenta de Airline Brokers, declaró que los pasajeros que utilicen los servicios de la terminal de Fort Lauderdale-Hollywood se beneficiarán con precios ycostos al alcance de sus bolsillos.

Generalmente la temporada alta para vuelos familiares comienza a partir de noviembre.
Para otros grupos se extiende desde diciembre hasta las primeras semanas de febrero.
En la lista del Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) del Departamento de
Seguridad Nacional también se incluyen para vuelos a la isla los aeropuertos de Chicago
O´Hare (Illinois), Baltimore (Maryland), Dallas/Fort Worth (Texas), Nueva Orleans
(Louisiana), Pittsburgh (Pennsylvania), Atlanta (Georgia) y Luís Muñoz Marín, en San Juan
(Puerto Rico).
Cuba, por su parte, amplió sus aeropuertos receptores de La Habana, Cienfuegos
(centro-sur), Camagüey (este), Holguín (este) y Santiago de Cuba (este), a los que sumó
los de Santa Clara (centro) y Manzanillo (este).
Los cambios no representan ningún giro dramático en la prohibición de viajes de turistas
estadounidenses ni afecta el marco del bloqueo. Los pasajes hacia o desde Cuba son
válidos por 30 días debido a que los permisos de salida de los nacionales cubanos tienen
el mismo período de validez.

Anuncios