por José Manzaneda
A comienzos de octubre, la oficina diplomática de EEUU en La Habana preparaba una fiesta por todo lo alto, a la espera de que dos disidentes
cubanos fueran galardonos con el Premio Nobel de la Paz (1).

 

La Agencia para la Cooperación Internacional de EEUU (USAID) ya había destinado 250.000 dólares para merchandising, como la impresión de 100.000 camisetas con el rostro de los premiados, sobre un fondo de banderas de EEUU y Cuba y la frase “Para Cuba llegó la hora”. Finalmente, el premio fue a parar a otras latitudes (2).

Pero la anécdota es representativa del grado de relación
orgánica entre disidencia cubana y Gobierno de EEUU, algo que los medios
internacionales ocultan deliberadamente.

Los gigantes de la información silencian el probado financiamiento por parte
de EEUU a esta disidencia, hecho que -por sí solo- invalida su legitimidad
política. Solo para el ejercicio fiscal 2011, el Gobierno de EEUU ha
aprobado 62 millones de dólares para la incidencia política, social y
mediática en Cuba, al margen de otras partidas no declaradas (3). Supone un
aumento del 34 % con respecto al año anterior, a pesar de la crisis que
golpea a EEUU, ya con más de 46 millones de personas bajo la línea de la
pobreza (4)

Casi la mitad de estos 62 millones anuales se lo llevan las emisoras
gubernamentales de propaganda Radio y Televisión Martí, que emiten hacia la
Isla desde un avión militar estadounidense, violando todas las
reglamentaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

La partida para la llamada disidencia se eleva a 20 millones de dólares, que
administra la Agencia de Cooperación Internacional de EEUU (USAID), dentro
de su programa para la democracia en Cuba (5). Estos fondos son destinados,
en primera instancia, a organizaciones y empresas contratistas de EEUU
principalmente de Miami- que encauzan programas, equipos y fondos a
cualquier grupo humano de Cuba, por pequeño que sea, que cumpla con el
requisito de oponerse al Gobierno de la Isla. Los beneficiarios son
mininipartidos de todo tipo, sectas religiosas, colectivos de gays y
lesbianas supuestamente independientes, bloggers anticomunistas, incluso
grupos infantiles no oficiales (6).

Esta entrega vía entidades intermediarias de los fondos gubernamentales de
EEUU para la disidencia cubana actúa como pantalla para ocultar la
naturaleza colaboracionista de ésta y, de paso, impedir la aplicación de las
leyes cubanas (7). Hace unos días, la nueva líder de las llamadas Damas de
Blanco, Berta Soler, tratando de desmentir un supuesto desfalco de 20.000
dólares en las arcas de su grupo (8), negaba que el Gobierno de EEUU les
haya entregado jamás dinero, ya que éste les es enviado por “los exiliados
(de Miami), que lo recaudan con sus actividades” (9). Lo que no explicaba
Soler es que la más efectiva de estas actividades de la ultraderecha de
Miami es, precisamente, la presentación de proyectos a la USAID para optar a
una parte de los 20 millones de dólares anuales que, finalmente, financian a
las Damas de Blanco y a muchos otros grupos.

Este método de pago indirecto no excluye, sin embargo, determinadas partidas
gubernamentales directas, tal como lo prueba un cable de la Oficina de
Intereses de EEUU en La Habana, fechado en 2008, revelado hace unos meses
por Wikileaks pero censurado por los medios internacionales (10).

Desde mediados de los años 90, el Gobierno de EEUU ha gastado cerca de 150
millones en estos programas de apoyo a la disidencia, con un repunte
espectacular a partir del año 2006, justo tras la grave enfermedad de Fidel
Castro, llegando en el año 2008 a la cifra récord de 45 millones de dólares
(11).

Un documento del Departamento de Estado, de abril de 2011, admite
abiertamente que financian a la disidencia cubana. Dice así: Los esfuerzos
combinados de los programas de gobierno de EEUU han contribuido a elevar el
perfil internacional de activistas de la sociedad civil, especialmente de
los bloggers y los periodistas. (…) Estamos tratando de colaborar con la
más amplia franja de la sociedad civil cubana, incluidos los grupos con los
que no se ha funcionado en el pasado. Hemos entrenado a cientos de
periodistas cuyo trabajo ha aparecido en las principales agencias de
noticias internacionales (12).

Pero sobre este escándalo político, que desnuda la naturaleza
colaboracionista de la mal llamada disidencia cubana, los grandes medios
prefieren no informar. Sería como reconocer que quienes han presentado desde
hace años como opositores pacíficos o defensores de los derechos humanos
son, en realidad, lo que en cualquier país del mundo llamarían mercenarios.

(1) http://www.contrainjerencia.com/index.php/?p=27430
(2)
http://www.canalsolidario.org/noticia/triple-nobel-a-la-paz-en-femenino-ya-e
ra-hora/27562
(3)
http://lapupilainsomne.wordpress.com/2011/03/10/obama-planifica-62-millones
para-acciones-contra-cuba-en-2012/
(4)
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/09/110913_eeuu_pobreza_censo_en.sht
ml
(5)
http://www.ddcuba.com/cuba/5307-usaid-anuncia-21-millones-para-proyectos-des
tinados-promover-la-democracia-en-cuba
(6) http://www.contrainjerencia.com/index.php/?p=20360
(7)
http://www.cubadebate.cu/noticias/2011/03/18/a-donde-va-dinero-gobierno-de-e
euu-para-la-subversion-en-cuba/
(8)
http://www.avn.info.ve/contenido/cuba-damas-de-blanco-sospechan-de-l%C3%ADde
r-fallecida-por-desv%C3%ADo-de-20000-d%C3%B3lares
(9)
http://www.ddcuba.com/derechos-humanos/7829-berta-soler-desmiente-un-supuest
o-faltante-en-los-fondos-de-las-damas-de-blanc
(10)
http://islamiacu.blogspot.com/2011/09/wikileaks-pago-de-la-oficina-de.html
(11)
http://www.cubainformacion.tv/index.php?option=com_content&view=article&id=2
3567:el-negocio-de-la-contrarrevolucion-cubana&catid=61&Itemid=200077
(12)
http://alongthemalecon.blogspot.com/2011/06/exclusive-state-department-respo
nds-to.html
———————-

Anuncios