La actriz cubana Beatriz Valdés, reconocida figura de la televisión y la actuación en  Venezuela, afirmó a través de una entrevista en CNN en Español, que un canal privado la  vetó luego de que se negara a hablar de forma negativa de su país natal, Cuba.

Cuando el periodista le preguntó sobre el tema, Valdés señaló “Sí, claro, me lo
exigieron. Yo dije: ¡No! y me vetaron (…) muchos compañeros me respaldaron, pero me costó  3 años sin volver hacer televisión en Venezuela“.

La talentosa actriz Beatriz Valdés se crió en el núcleo de una familia cubana, creció con  su mamá y familia materna. Cuando tenía sólo 8 años, se unió al taller infantil de  instrucción artística más prestigioso de La Habana, donde recibía clases de guitarra,  práctica coral, teatro, escenografía y artes plásticas, entre otras. Luego, pasó al  taller juvenil con el que viajó por muchas ciudades de Cuba.

En ese momento también se incorporó al conservatorio para tocar guitarra, donde  permaneció durante 5 años, pero después decidió cambiar de especialidad, de la música a  las tablas. Allí comenzó a hacer películas, dentro de las que figuran: “La Bella de la  Alhambra”, “Lejanía”, “Los pájaros tirándole a la escopeta”, “Como la vida misma”, “Hoy  como ayer”, “Como nosotros”, y una serie para televisión de 9 capítulos totalmente  filmada en formato de cine, “lo que significó 9 películas más” expresó Beatriz.

Llegó a nuestro país como invitada al primer Foro Interamericano de Cine en el año 1989,  y a partir de allí surgió su participación en “Pedro Navaja”. Nació su hijo Mauricio, y  en 1991 regresó a Venezuela para actuar en la película “Grisalla”, que se filmaría en  Mérida. En el rodaje de esa producción se enamoró del director de fotografía, y gracias a  ese romance se radicó en esta tierra.

Aunque la relación no continuó, la actriz siguió compartiendo su vida entre Venezuela y  la isla caribeña que la vio nacer, donde está su familia. Luego llegó su protagonización  en “Manuela Sáenz” de Diego Risquez, papel que la consagró como una primera actriz para el cine venezolano y posteriormente caracterizó a “Catalina de Rusia” en “Miranda”. Uno  de sus personajes más recordados en televisión venezolana fue el de “Sol Rigores” en  “Amantes de Luna Llena”, pero ha realizado otras telenovelas, entre las que recuerda
“Piel”, “Mujer Secreta”, “Guerra de Mujeres”, “Las González” y “Ciudad Bendita”.

No hace lo que no le gusta, no sabe decir “sí” por compromiso. Se considera una mujer  optimista al aprender a tolerar sus miedos y sus culpas para enfrentarlos con la  sabiduría necesaria. Es amante de la literatura y del desarrollo de su espiritualidad, lo  cual le agradece enormemente a su amiga del alma Elba Escobar, quien la guió es este camino espiritual.

Anuncios