Olga Salanueva: René va de la celda a una trampaPor Enrique Ojito Linares

La esposa del luchador antiterrorista cubano considera que los tres años de libertad supervisada resultan “un castigo adicional”.

“René estará a expensas de cualquier provocación”. Nunca se creyó Rambo, como lo recordó ante el Tribunal en el 2001; incluso, ni cuando “secuestró” una avioneta para viajar hacia Estados Unidos el 8 de diciembre de 1990, ante la alarma de medio mundo en el Punto Aéreo de San Nicolás de Bari, en la entonces provincia de La Habana.

René González Sehwerert jamás sospechó la historia de silencio y dignidad que protagonizaría como agente de la Seguridad del Estado, cuya primera parte finalizará este 7 de octubre al dejar atrás la última puerta de la Federal Correctional Institution de Marianna, Florida, para ir luego en busca del abrazo tibio de los suyos, coartado hace 13 años por la (in) justicia norteamericana.

Cuando las horas ceban la expectativa por el reencuentro familiar y con los amigos solidarios a favor de la causa de los Cinco luchadores antiterroristas, Escambray dialogó con Olga Salanueva Arango, su  esposa, sin olvidar que a ella las autoridades estadounidenses la privarán de ese instante, y que la jueza Joan Lenard, del Distrito Sur de la Florida, le había impuesto tres años de libertad supervisada a su compañero.

Anuncios