Unos metros antes de llegar a Gavilanes se levanta a la orilla del trillo una casita que está cargada de historia. Otrora hogar de guano y madera, cobijada por el monte y acurrucada por la familia Peñate, resguarda varios pasajes que hoy se entretejen entre la realidad y la ficción.


Anuncios