Nota de la agencia noticiosa IPS

Varios informes jurídicos que aluden “la mala conducta del gobierno estadounidense al pagar a periodistas de Miami para publicar información infundada y sumamente perjudicial en contra de los Cinco” se han presentado desde mediados de agosto por los abogados de Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero en sus apelaciones de habeas corpus.
“Ramón y los Cinco no deberían tener que defenderse de las acusaciones
difundidas en la radio y reproducidas en la prensa por los periodistas
que fingen ser independientes, pero en realidad están siendo pagados
por el mismo gobierno que está enjuiciando a las víctimas de sus
noticias”, declaró William M. Norrir, abogado de Labañino.

Según Norrir, el memorando presentado en nombre de Ramón Labañino
busca una oportunidad para reparar los daños sufridos porque el
gobierno estadounidense no dio a conocer el hecho de que estaba
pagando a periodistas supuestamente independientes. “Si este hecho se
hubiera dado a conocer en aquel momento, el abogado de Ramón habría
tratado de proteger a su cliente de la influencia de este periodismo
contaminado”, añadió.

Por su parte, Gerardo Hernández condenó “la conducta del gobierno” y
declaró que se trataba de “una violación sin precedentes al derecho de
un acusado a un juicio justo”. Hernández presentó su solicitud de
habeas corpus en marzo pasado sobre la base de nuevas pruebas y
recibió una negativa el 25 de abril de este año.

Tanto Labañino como Hernández apoyan una moción para proscribir,
desechar o corregir el juicio y la sentencia.

Un miembro del equipo de defensa de los Cinco, Richard Klugh, declaró
en agosto a la emisora estatal Radio Habana Cuba que la nueva
solicitud de habeas corpus para Hernández incluye la declaración
jurada de su ex abogado, Paul McKenna, quien sostiene que estas
circunstancias obstaculizaron su capacidad para defenderle adecuadamente.

“El gobierno de EE.UU. se resiste a la presentación de evidencia
documental que muestra exactamente lo que estaba pasando con estos
aviones y lo que estaba ocurriendo con algunas de las transmisiones”,
declaró Klugh.

Según Kgluh, estas pruebas, incluidas las imágenes de satélite,
podrían demostrar que Hernández no intentó hacer daño a los Estados
Unidos ni a nadie más.

Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González
y René González, detenidos desde 1998, cumplen desde 2001 severas
sentencias en distintas cárceles estadounidenses bajo cargos de
espionaje y otros actos ilegales que Cuba rechaza y alega que nunca
pudieron ser probados.

La situación más complicada es la de Hernández, quien purga dos
cadenas perpetuas, más 15 años de privación de libertad. Su esposa,
Adriana Pérez, jamás ha podido visitarlo en la cárcel porque las
autoridades de Estados Unidos le niegan el visado para viajar a ese país.

Según el sistema carcelario estadounidense, René González cumplirá su
condena el 7 de octubre de 2013, Fernando González el 27 de febrero de
2014, Antonio Guerrero el 18 de septiembre de 2017, y Ramón Labañino
el 30 de octubre de 2024.

Anuncios