Lucía Aída Sosa Hernández es una artesana cubana que realiza maravillas con las plumas de las aves. Pinta sin pinceles y sin pintura,  con el corazón.

Las  manos laboriosas de raíz canaria  dibujan la historia, el presente y el futuro.  La materia prima utilizada proviene de las plumas de sus gallinas, gallos y pavos de su patio. Así confecciona abanicos, cuadros, sombreros,  alfombras, manteles,  pinta al Che o la cara de un indio.

Anuncios