Los tiburones pueden valer mucho más cuando están nadando cerca de los arrecifes que cuando están en una sopa, según afirman investigadores del Instituto Australiano de Ciencias Marinas.

Los científicos calcularon que cada tiburón que habita en la zona protegida en las islas Palau tiene un valor de US$ 1,9 millones. En CUBASI está todo y más
Historias relacionadas

Según el estudio, los beneficios de la pesca de tiburones son mucho menores que el valor económico de mantener a los tiburones vivos.

Para calcular el precio del animal vivo, los investigadores consideraron el dinero que invierten los turistas que viajan a esta pequeña nación del Pacífico para bucear junto a tiburones.

Palau es un archipiélago de más de 300 islas, y sus aguas fueron declaradas santuario de tiburones en 2009.

La nación no tiene muchos atractivos aparte del turismo y el buceo, por lo que el gasto de los visitantes en boletos de avión, alojamiento y buceo constituye una parte importante de la economía de la nación.
Números

Los números se desglosan así: el turismo de buceo aporta aproximadamente el 39% del producto interno bruto (PIB) del país, que es de unos US$ 218 millones.

Según el estudio, el 21% de los buzos eligió sus vacaciones allí específicamente para ver a los tiburones. Este tipo de turismo aporta aproximadamente el 8% del PIB de Palau.

Los investigadores concluyeron que los cerca de 100 tiburones que habitan en los sitios principales de buceo aportan cada año a la industria turística unos US$ 179.000 , y que cada tiburón tiene de por vida un valor de US$ 1,9 millones.

“Esto claramente indica que un tiburón vale más en el agua que la suma de sus partes cuando se cortan y se venden.”

Matt Rand, Grupo Pew de Medio Ambiente

De ser vendida su carne y sus preciadas aletas, los mismos 100 tiburones valdrían sólo un total de US$10.800, estimaron los investigadores.

“Esto claramente indica que un tiburón vale más en el agua que la suma de sus partes cuando se cortan y se venden”, dijo Matt Rand, Director de conservación de tiburones del Grupo Pew de Medio Ambiente, que financió el estudio.
Atracción turística

El 30% de las especies de tiburones está en peligro o bajo la amenaza de extinción.

Una de las causas de su drástica reducción se debe a la pesca, dada la alta demanda en Asia de su aleta, muy popular en sopas.

Cada año los pescadores matan unos 73 millones de tiburones, según datos del Grupo Pew de Medio Ambiente. Muchas veces le cortan las aletas y tiran el cuerpo al mar.

Otros tiburones en zonas como las islas Maldivas o las Bahamas – quienes se anuncian como la “capital del buceo del tiburón del mundo”-, han sido valorados por cientos de miles de dólares para los gobiernos de esos países por concepto de turismo.

Los investigadores aspiran a que este argumento económico inspire a otros países a crear nuevas áreas protegidas y a fomentar el ecoturismo.

Otros países podrían sumarse a la prohibición del comercio de aleta de tiburón, algo que recientemente ha hecho Honduras.

Pero en áreas del Atlántico Norte, donde las aguas son menos cálidas y claras que las del Pacífico, la economía del turismo de buceo con tiburones es difícil de aplicar.

Sin embargo, para los biólogos del Instituto Australiano de Ciencias Marinas, el argumento debe ser que los tiburones son una parte importante del valor económico del ecosistema, ya que son los depredadores naturales del océano.

Anuncios